Tordómar

Usted está aquí

Historia

Historia

La villa de Tord√≥mar se encuentra en la orilla derecha del r√≠o Arlanza, ense√Īoreando la sombreada vega y las aguas del r√≠o que corre entre campos suaves y prados de cereal y vi√Īedo. El poblado se ennoblece con alguna casona y se api√Īa en torno a su iglesia, poseedora de inter√©s art√≠stico y con una capilla del linaje de los Carrillo. Pudo haber aqu√≠ alg√ļn poblamiento anterior a Roma, ya que cuando los romanos ocuparon esta parte de la pen√≠nsula y eligieron a Clunia como capital de su amplio "conventus", se aplicaron en tejer una amplia red de v√≠as de comunicaci√≥n con sus obras correspondientes. El magn√≠fico puente constru√≠do sobre el Arlanza en Tord√≥mar es lo que m√°s llama la atenci√≥n de la villa, ya que sobre √©l pasaba la v√≠a que desde Clunia buscaba la v√≠a Aquitania, que alcanzaba los t√©rminos de Galicia. Esta obra de ingenier√≠a cuenta con 23 ojos, aunque en los 2.000 a√Īos de su existencia, el agua y la arena han cegado alguno de sus vados. La primera referencia escrita que habla de Tord√≥mar no se encuentra datada hasta el siglo X; en los albores de este siglo ya se hab√≠an instalado las vanguardias castellanas en las riberas del Arlanza, y de inmediato llegan a repoblar estas nuevas tierras cubiertas de bosque en su mayor√≠a.

Los repobladores de la zona de Tord√≥mar fueron los moz√°rabes que, desde Andaluc√≠a, ven√≠an hasta la meseta. El procedimiento de instalaci√≥n sol√≠a ser siempre el mismo: F√©lix, Abilio, Zael, Iz√°n, Mahamud, Cixilia...., aunque otros llegaban al frente de varias familias, eleg√≠an un sitio de acuerdo con el conde de la frontera, alzaban una torre de vigilancia y fundaban un nuevo poblado. As√≠ nacieron localidades como Tordueles, Tordable, Zael, Villahiz√°n, Mahamud, Villacisla y Tord√≥mar (Torre de Agomar). Poco a poco se fueron borrando las peculiaridades sure√Īas y los moz√°rabes se integraron en la normalidad castellana. Tord√≥mar fue incluido en el alfoz de Escuderos y luego en la merindad de Santo Domingo de Silos, con rango de behetr√≠a.

La laboriosidad y hospitalidad de las gentes de Tord√≥mar atrajo hacia s√≠ a los pobladores de otros lugares cercanos como Santa Mar√≠a de A√Īuequez, se√Īor√≠o de don Diego L√≥pez de Haro; y Cornellanos. Pero la joya del t√©rmino municipal de Tord√≥mar es Santa Mar√≠a y San Pedro de Valer√°nica, pago en el que se asentaba el monasterio moz√°rabe en el que profes√≥ el monacato fray Florencio de Valer√°nica, el cal√≠grafo y miniaturista m√°s excelente de Castilla. Quedan de √©l cartas notariales, como la de la fundaci√≥n del Infantado de Covarrubias, y c√≥dices tan monumentales y tan bellos como la Biblia, que se conserva en la Abad√≠a de San Isidoro de Le√≥n. De la prosperidad de la villa de Tord√≥mar hay referencias en el Libro de las Behetr√≠as de Castilla, en el que figura que el se√Īor elegido era don Nu√Īo de Lara, sus hijos, y algunos miembros de los linajes de Aza, Manrique y Guevara. Durante centurias los vecinos de la villa vivieron dedicados a sus campos de cereal, de majuelos y a sus reba√Īos. Alzaron la iglesia, usaron el puente romano y se olvidaron de la primitiva torre de Argomar.

En el censo del a√Īo 1591 Tord√≥mar formaba partido con Pa√ļles y contaba con 88 vecinos (440 personas). Hasta el fin del antiguo r√©gimen (siglo XIX), la villa se mantuvo en realengo dentro del partido de Aranda, aunque m√°s tarde, en la redistribuci√≥n del siglo XIX, pas√≥ al de Lerma, en el que se encuentra en la actualidad.

Scroll top